Facebook Twitter Google +1     Admin

El rostro de los ultrajes

20090313053059-jesucristo.jpg

No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido;Ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte.

Tu me mueves, Senor ; mueveme el verte clavado en esa cruz y encarnecido; mueveme el ver tu cuerpo tan herido ; muevenme tus afrentas y tu muerte

Mueveme , al fin , tu amor, y en tal manera que, aunque no hubiera cielo , yo te amara y, aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar por que te quiera; pues, aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera. Amen

13/03/2009 05:31 America ;?>

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.